Un análisis en terreno del funcionamiento de la Unidad de Emergencia del hospital de Quilpué, los espacios físicos disponibles y los flujos de atención de pacientes, realizó un equipo multidiciplinario del Servicio de Salud Viña del Mar – Quillota (SSVQ) en conjunto con el equipo de salud del hospital.

Uno de los principales objetivos fue establecer los principales beneficios que tendría el proyecto de separación de la Urgencia Infantil, necesaria para brindar una atención de salud de calidad a la población pediátrica, y para redistribuir de mejor manera los espacios que quedan disponibles en la Urgencia de Adultos, que corresponde a la actual infraestructura.

El proyecto que considera el traslado de la atención pediátrica al sector que actualmente ocupa el SAUD, se encuentra en etapa de redefinición de su diseño, mientras que el SSVQ estudia las distintas formas de financiamiento. En forma paralela se está rediseñando el flujo de atención al interior de la Urgencia Adulto pata optimizar el espacio físico.

Al respecto, la subdirectora de Gestión del Cuidado del SSVQ, Patricia Bahamondes, resaltó la importancia de la visita, que continuará coordinando la concreción de este proyecto, diciendo que “estamos revisando todas las variables, ya sea en infraestructura, en equipamiento y en recurso humano, cuáles serían las necesidades para nosotros plasmarlas en un proyecto”.

Reforzamiento

Por su parte, la subdirectora de Gestión del Cuidado del Hospital de Quilpué, Alejandra Ramos, comentó que “la idea es optimizar la atención de la Urgencia a nuestros usuarios y al lograr separar la urgencia infantil, entregamos una atención más digna para nuestros pacientes pediátricos.

Esto nos ayuda también a ordenar los flujos de atención aprovechando los espacios que quedan disponibles al sacar atención pediátrica”.