Luego de una investigación llevada a cabo por la Secretaría de Sexualidad y Género de Salud (Sesegen),  organismo de la Universidad de Chile creado para recibir denuncias de acoso al interior del plantel, se determinó presentar formalmente la primera denuncia; esto, luego de detectar que estudiantes de Medicina compartieran fotos íntimas de alumnas de tercer año de la carrera.

Fue en medio de esta indagatoria que la Sesegen dio con el paradero de un chat grupal de la carrera, donde uno de sus participantes envió una fotografía íntima de una alumna. Posteriormente, se encontraron en el registro otras imágenes de otras alumnas de la misma generación, las que fueron compartidas en medio de conversaciones donde se calificaban a las mujeres por sus atributos físicos.

A través de la denuncia dada a conocer por el diario La Segunda, las futuras médicos explicaron que “se nos cosifica y violenta al hacer un ranking del mejor trasero generacional, ponerse de acuerdo para acosar vía redes sociales de forma grupal a compañeras, opinar de forma machista y misógina calificando la apariencia física de compañeras de nuestra generación y de otras”.