La enumeración de los lugares donde ha trabajado no basta para destacar ante la gran competencia por un puesto de trabajo. Ser breve e incluso atreverse con el diseño puede significar el paso a la entrevista laboral.
por Marysol Bustamante
CVNo es fácil hacer que un currículum vitae sobresalga entre los cientos que llegan para ganarse una oferta de trabajo. Conseguir empleo no es fácil, y el primer caballito de batalla es justamente, lo que dice en aquel documento, el cual sin lugar a dudas, debe resaltar ante el del resto.
“Es como la seducción”, explica Alejandra Carrasco, periodista que hace un mes comenzó con su negocio propio de redacción de Curriculums. “Me di cuenta que la gente se equivoca en cosas básicas, y por eso no logra llegar a la entrevista laboral”.
El “CV” es el primer paso para presentarse en una empresa, más aún si la experiencia laboral no es abundante y no se tiene experiencia. Pese a que a simple vista la elaboración del currículum vitae parece un mero trámite, es primordial para pasar a la fase de la entrevista personal o ser recordado como una eventual contratación.
Así que si lleva varios meses buscando trabajo y no encuentra, he aquí uno de los principales errores que pueden estar limitando sus posibilidades de salir del 7,4% de cesantes de la región de Valparaíso, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).
Menos es más
“El psicólogo tiene quince segundos para ver un currículum, y uno de cinco hojas nunca se lee completo”, cuenta Carolina Ibarra, psicóloga y consultora de empleabilidad del sitio trabajando.com, quien recomienda ser lo más breve posible y poner las experiencias laborales más importantes.
Sin embargo, quienes tienen muchos años de experiencia y se les hace difícil resumir tantos años de laburo, deben resaltar sus habilidades blandas, y recomienda resaltar la experiencia trabajando en equipos, “abreviar sus cargos y poniendo sus funciones específicas. No poner trabajos que duraron solo tres meses, sino seis por ejemplo”.
Recién egresados
En el otro extremo están los recién egresados de las casas de estudio, quienes se encuentran con el problema contrario: No hay mucho que poner. Ante esto, Ibarra recomienda comenzar con los antecedentes académicos. “Si tienen una mención es importante ponerla primero, si participó en actividades que apuesten por el perfil de la persona”.
Ibarra comenta que en su experiencia como reclutadora, reciben hasta cien currículos a través del sitio de internet, y por lo tanto la revisión de ofertas de trabajo debe ser diaria. “Hay que tener en consideración que las empresas publican el aviso y caducan cada cierto tiempo, dependiendo de la necesidad de la empresa. Si yo como postulante ingreso el lunes al sitio, me meto miércoles y después un sábado, lamentablemente estoy postulando en el número 120, y a lo mejor la psicóloga revisó sólo los primeros cincuenta que llegaron”.
“Como la seducción”
Alejandra Carrasco, periodista santiaguina, se dedica a arreglar malogrados currículos a través de la página www.hagotucv.cl, en donde la profesión del postulante aparece al final y no destacan las mejores habilidades de quien está buscando trabajo.
Carrasco explica que la función del CV es “únicamente, pasar a la segunda etapa, que es la entrevista laboral”, y compara el proceso con salir con alguien por primera vez. “Es como una seducción, cuando sales con alguien no te pones todo encima, sino lo justo para llamar la atención y que te vuelvan a llamar. En el CV es lo mismo, hay que destacar lo mejor que has hecho”.
Por consiguiente, la presentación de los estudios y experiencia laboral debe superar la clásica enumeración de cargos y ser un poco más creativo, aunque suene poco serio, ya que según Carrasco “hay que hacerle más fácil el trabajo al reclutador”.
Nuevas tendencias
Hace años atrás bastaba con entregar un papel con el nombre, fecha de nacimiento y los lugares donde se había desempeñado antes de volver a la cesantía. Hoy en día, las cartas de presentación y los llamados “abstracts” son una excelente estrategia.
“En el abstract hablas de lo que has hecho, junto con tus habilidades y gustos. Por ejemplo, si trabajaste en voluntariado, cantaste en el coro de la universidad o fuiste presidente del centro de alumnos, ayuda a tener un perfil más acabado de la persona”. Recomendó Carrasco.
Las redes sociales son un arma de doble filo: “si trabajas en comunicación, es bueno poner la cuenta de Facebook, Twitter y Linkedin y cuidar lo que poner ahí. No poner que estas aburrido de tu jefe, si estás en contra de algo, porque hoy la gente googlea. Es bueno cuidar la forma en que dices las cosas y la imagen pública” sostuvo la profesional.
Errores más comunes
El error más común comienza con la desprolijidad. Un currículm no puede tener, por ningún motivo, faltas de ortografía. “Si no eres capaz de hacer un buen currículum, no eres un buen profesional”.
Otra falencia, aunque inaudita, es poner el nombre y nada más. Sandra Ríos, encargada de recursos humanos de Jumbo Valparaíso comenta que es más común de lo que se cree: “Aquí la gente echa todos los CV a un buzón, y a veces te encuentras con algunos muy feos, que apenas  traen el nombre y nada más”.
Cuenta también que cuando realiza la selección, los currículums que más se destacan son aquellos con buena presentación: “A veces vienen manchados o arrugados” cuenta.
Ríos agregó además que la experiencia que aparece en el papel debe coincidir con la presentación personal cuando pasa la etapa del currículum. “Una vez seleccionamos a un chico para caja que tenía mucha experiencia, y cuando llegó no tenía buen aspecto. Aquí lo transformamos”.
Si usted pensaba que el currículum era solo un papel, pues está muy equivocado, ya que es el primer paso para lograr la entrevista laboral. Una vez que llega el esperado llamado, todo está en sus manos.